Boletín N°11 - Junio 2015

03.07.2015

 

 

 

Bienvenidxs a nuestro boletín de Arte Terapia en el mes de Junio. Estamos muy contentas de presentarles en este número la experiencia de Bárbara Gaete en el trabajo con arte terapia y adicción. Además tenemos una nota sobre musicoterapia y su recorrido en Chile, realizada por Rodrigo Quiroga. Esperamos que encuentren la información valiosa y que la compartan con quienes crean vaya a interesarle. Agradecemos su tiempo y su apoyo. ¡Salud!

Margarita Vergara

Arte Terapeuta ACAT

 
Comité editorial:
Editora y correctora de textos     : Margarita Vergara.
Editora contenidos y producción  : Kuca Hauser @Javiera_Hauser
Editora de diseño y fotografía      : Fran Gallardo @frangallardop

ARTE TERAPIA Y ADICCIÓN

 

 

Con un recorrido de nueve años trabajando como arte terapeuta en una comunidad terapéutica masculina para la rehabilitación  de drogas y alcohol, hoy acepto la invitación a escribir sobre esta experiencia.  

Es complejo saber por dónde empezar, los adictos son un problema social y de salud difícil de comprender, algunos enfoques hablan de enfermedad, otros de condición. Por mi parte me quedo con algo que aprendí en Colombia, en un diplomado para ser consejera en drogodependencia, “El adicto es quien no dice”  (a que equivale a sin y dicto que es decir).

Son muchas las temáticas que han pasado delante mío por medio de dibujos y su socialización: abuso sexual en la infancia, violencia intrafamiliar,  figuras de apego inexistentes o sin competencia para dar seguridad y limites, abandono, falta de estimulación, de autoestima, etc. Si empatizamos con estas problemáticas  podemos entender el uso de drogas como una salida a diversas emociones complejas. El consumo, primero experimental, se vuelve una alternativa. En un comienzo ayuda a tener sensaciones placenteras, a desconectarse de la realidad, a aplanar las emociones,  además entrega  sentido de pertenencia a un grupo o a personas que hacen lo mismo, por lo que no se siente como algo inadecuado;  pero luego aquel aliado se vuelve una prisión de la que no se puede salir por mucho que se quiera. Hay muchas cosas que  expresar, rabia, vergüenza, culpa, dolor que por medio del consumo no se sienten, este mal paso se ve reforzado por conductas agresivas, delictuales, en donde si antes solo me sentía haciéndole daño a mi salud, luego se vuelve un daño a mi familia, a mi entorno.  Vivir para consumir tiene un costo muy alto,  la persona comienza a deteriorarse, se dañan sus relaciones interpersonales, entonces el dolor y la sensación de soledad aumenta, ya no solo pasa por la historia que le tocó vivir, sino también por la que está escribiendo día a día, se suma una nueva emoción de la que se quiere desvincular: la recriminación.  Se transita de victima a victimario. 

Si  adicto es quien no dice, quien ha quedado atrapado en un hermetismo, el dibujo, el arte, es una alternativa para decir y conectarse de manera menos amenazante con todos los contenidos emocionales. Hay mucho por comunicar, por expresar, pero eso no basta, también hay que resimbolizar  todos aquellos recuerdos y experiencias que siento  amenazan mi integridad, en lucidez las emociones y los recuerdos salen a flote y debo enfrentarlos y aprender a verlos de otra forma, para que dejen de ser amenazantes.


El arte terapia es una gran ayuda a la creatividad, a la expresión y a la resimbolización. El arte  terapeuta no juzga el cómo se plasma  la emoción o las formas de percibir la realidad, sólo acompaña y muestra otras alternativas a esa expresión, ayuda a la resimbolización con el acto de preguntar y leer la obra sin buscar interpretarla, describiéndola desde otro punto de vista. La obra es lo dicho,  es  lo que el otro comunica de manera objetiva y no verbal. La alternativa de que esa expresión quede en lo no verbal es válida y muchas veces necesaria, se vuelve manifiesto lo que hay en mí, se vuelve consciente, objetivo. Este es el primer paso para dejar de ser a-dicto.

Bárbara Gaete Asenjo
Arte Terapeuta, Consejera en Drogodependencia

RESEÑA

"LA MUSICOTERAPIA EN CHILE: 1955-2014"

La musicoterapia como hoy en día la conocemos tiene más de 60 años de desarrollo. Sin embargo, dicho desarrollo ha seguido caminos diversos en distintos países. Aspectos como la formación, la inserción laboral, el reconocimiento profesional, entre otros, tienen características particulares de acuerdo a la realidad de cada país. En Chile, la musicoterapia como profesión tiene una historia relativamente reciente. El año 1999 se abre el Postítulo de Musicoterapia de la  Universidad de Chile, lo que marcará un hito en el desarrollo de la profesión. No obstante, existen registros de investigaciones y publicaciones sobre el uso de la música como herramienta terapéutica desde el año 1955. 

“La Musicoterapia en Chile: 1955-2014” es el fruto de una investigación cuyo objetivo fue relevar el recorrido particular que ha tenido la musicoterapia en nuestro país, desde la perspectiva de las publicaciones académicas existentes sobre el tema. Este trabajo fue realizado por los musicoterapeutas Silvia Andreu y Rodrigo Quiroga, junto al apoyo metodológico del musicólogo Don Luis Merino. Los investigadores recopilaron todos los documentos incluyendo tesis, monografías, libros y artículos publicados desde 1995—fecha de la publicación más antigua que se tiene conocimiento—hasta el año 2014.  El resultado es un catálogo que compila y organiza 262 referencias de publicación de todos los documentos, organizándolas por tema, autor y año. Dicha recopilación permitió visibilizar las tendencias y énfasis que ha tenido el uso de la música como herramienta terapéutica en Chile a lo largo del tiempo. La primera observación dice relación con que la musicoterapia en Chile ha tenido un recorrido muy fructífero, el cual se ha nutrido con experiencias realizadas desde distintas disciplinas como psicología, kinesiología, fonoaudiología, y desde luego musicoterapia. Asimismo, dentro del periodo estudiado, las tendencias muestran un mayor interés por realizar investigación sobre la aplicación de la música en terapia por sobre el desarrollo conceptual. El énfasis de dicha aplicación de la música ha sido puesto en el tratamiento o rehabilitación de problemáticas, especialmente dirigido a la infancia y las necesidades especiales, desde una perspectiva clínica.

La publicación del presente libro permite, por un lado, comenzar a delinear el recorrido particular de la disciplina musicoterapéutica en Chile y,  por otro, busca aportar al robustecimiento de la literatura nacional sobre el tema y ofrecer cimientos para favorecer la consolidación de una identidad profesional para los musicoterapeutas chilenos.
 
Rodrigo Quiroga
MMT

¿QUIERES SER PARTE DE LA ACAT?

 

La Asociación Chilena de Arte Terapia (ACAT) te invita a ser socio/a o ser parte de nuestras amistades.

 

Además de los beneficios que podrás obtener para los cursos que imparte la ACAT, serás parte fundamental para el crecimiento de nuestra asociación.

 

Tu aporte nos ayudará a promover el arte terapia en Chile y proteger esta práctica en el país.

 

¿Cómo puede ser parte? Aquí te señalamos las distintas modalidades.

 

Socio/a profesional: $40.000 (anual)

Para arte terapeutas titulados.

 

Socio/a estudiante: $20.000 (anual)

estudiantes postgrado de Arte Terapia.

 

Amistades: desde $10.000 (anual)

Personas interesadas en apoyar el crecimiento de la ACAT.

 

Escríbenos a contacto@arteterapiachile.cl 

 

www.arteterapiachile.cl

 

Copyright © *2014* *|Asociación Chilena de Arte Terapia|*, All rights reserved.

 

Descargar boletín en PDF

Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

Últimos Boletines

September 16, 2019

July 10, 2019

November 2, 2018

December 5, 2017

September 29, 2017

Please reload